TITULARES DE PRENSA 13.02.2014

EL PLAN DE CHOQUE REDUCE DE 85 A 68 LOS DÍAS DE ESPERA MEDIA PARA SER OPERADO

El número de ciudadanos que se encuentran a la espera de una llamada telefónica para entrar el quirófano se ha reducido. También lo ha hecho el tiempo medio de demora. Ambas circunstancias se han dado en el transcurso de la aplicación del plan de choque, derivación de operaciones quirúrgicas a clínicas privadas. Esta medida, unida al incremento de intervenciones por la tarde en los hospitales públicos, ha permitido que la demora media haya pasado de 85 días en junio de 2013 a 68 en diciembre del mismo año. Es un resultado que habla de reducción, pero dista mucho del registrado año y medio atrás. En junio de 2012 la demora media era de 56 días. En los seis meses que separan junio y diciembre de 2013 el número de pacientes en lista de espera se ha visto rebajado en 5.087 personas, pero quedan 48.886 ciudadanos pendientes de la llamada telefónica que les comunique la fecha de su operación. En junio pasado la situación era peor. En ese momento había 53.973 inscritos en la lista. La mayor reducción se constata en el apartado de los enfermos que llevaban más de 180 días -seis meses- pendientes de entrar en el quirófano. En este grupo, la lista de espera ha pasado de 6.067 a 1.851 inscritos, que significa que 4.216 personas que estaban en espera más de 180 días han desaparecido de uno de los listados que más preocupa a los responsables de la sanidad pública. Los datos de diciembre se dieron a conocer ayer. El conseller de Sanidad, Manuel Llombart, mostró su satisfacción por el resultado y atribuyó la rebaja a la influencia del autoconcierto y del plan de choque. No obstante, desde el departamento autonómico, advirtieron de que el autoconcierto ha jugado un papel muy importante, en tanto que al cierre del balance el número de intervenciones en este programa era mayor que el de las derivadas clínicas privadas. Las Provincias

HALLAN EL GEN QUE HACE ENVEJECER LAS CÉLULAS MADRE QUE REGENERAN LOS MÚSCULOS

Investigadores de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona han hallado el proceso celular que acelera la degeneración muscular en el envejecimiento y han descubierto que inhibiendo uno de los genes de las células madre viejas éstas recuperan capacidad de regeneración. Aunque el hallazgo no significa conseguir de inmediato el rejuvenecimiento humano, la bióloga molecular y celular e investigadora ICREA de la UPF, Pura Muñoz-Cánoves, ha reconocido a Efe, que su investigación “es importante” porque abre caminos para saber cómo se produce el envejecimiento. El trabajo, que hoy publica la revista Nature, rebate, además, la teoría de estudios científicos norteamericanos que defienden que las células madre no perdían su capacidad regeneradora y es el entorno, los músculos y las fibras, el que envejece y no se puede regenerar. La investigadora ha explicado a Efe que su trabajo, que ha durado cinco años, ha demostrado en ratones que las células madre que se encargan de regenerar los músculos esqueléticos -los que no son de órganos- dañados por accidentes o enfermedades “entran en estado de senescencia o estado de no retorno” a partir de una edad avanzada y dejan de ser capaces de regenerar. Hasta ahora, los científicos creían las células madre de los músculos, que se mantienen en aquiescencia (dormidas o inactivas) si no necesitan regenerar las fibras, mantenían siempre su capacidad regenerativa, y que era su entorno “el músculo y el ambiente que las rodea” lo que envejecía y por eso no se regeneraba. elperiódicomediterráneo

LLOMBART AFIRMA QUE LOS 650 CELADORAS DE LA POLÉMICA OPOSICIÓN TIENEN LA PLAZA ASEGURADA

El conseller de Sanidad, Manuel Llombart, tranquilizó ayer a los 650 celadores que obtuvieron su plaza en el último concurso-oposición al asegurar que, «pueden estar absolutamente tranquilos porque sus plazas no corren ningún peligro». El responsable sanitario declaró que la sentencia del Tribunal Supremo no refiere ningún tipo de acción retroactiva, «con lo cual destacó, ellos tienen la plaza asegurada». Llombart agregó que la Conselleria de Sanidad tendrá que seguir lo que el fallo judicial dicte en el caso de los once recurrentes, a quienes se les ha dado algún tipo de razón en la sentencia. «Nosotros tendríamos que llevar a cabo lo que el magistrado haya dictado en la sentencia, pero los 650 opositores que aprobaron en el año 2009 ese concurso-oposición tienen su plaza asegurada y el fallo no tiene ningún tipo de repercusión para ellos». Las palabras del conseller tranquilizaron a los 650 empleados que hace tres años y medio fueron nombrados oficialmente titulares de una plaza de celador en las instituciones sanitarias, tras aprobar el polémico ejercicio el primero que ha generado una incómoda situación para la Administración sanitaria, al ratificar el Tribunal Supremo una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la C. Valenciana que da la razón a cinco opositores disconformes con las resoluciones que el 13 de mayo de 2009 dictó el Director general de Recursos Humanos de la conselleria y presidente del tribunal examinador, Francisco Soriano, que los dejaba fuera del listado de aprobados a pesar de los fallos que el tribunal hizo, al suspender seis preguntas y no reemplazarlas por otras de reserva lo que fue un incumplimiento de la propia base de la convocatoria. Representantes de los recurrentes declararon ayer que el viernes darán a conocer la propuesta que se hará a la conselleria que contemplará la rebaremación de los ejercicios y la convocatoria de una oferta especial para celadores. Levante- EMV