LOS EXPERTOS EN VACUNAS ALERTAN ANTE LA CRECIENTE RESISTENCIA DE ALGUNOS PATÓGENOS A LOS ANTIBIÓTICOS

Este lunes iniciamos la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antibióticos -promovida desde la Organización Mundial de la Salud (OMS)-, que tiene como objetivo concienciar sobre la resistencia mundial a los antibióticos y promover prácticas óptimas entre el público en general, los trabajadores sanitarios y los encargados de la formulación de políticas para evitar la aparición y expansión de la resistencia a los antibióticos.

Muchos expertos en salud advierten de la que puede ser la próxima gran batalla de la Humanidad contra las enfermedades, la lucha contra las bacterias resistentes a los antimicrobianos.

El uso generalizado de antibióticos desde la segunda mitad del siglo XX en adelante ha conseguido grandes logros pero también efectos negativos. El más grave de estos es la adaptación de algunos microorganismos dañinos a estos medicamentos y su capacidad para resistir cualquier tratamiento.

Según la Organización Mundial de la Salud Cada año, 480.000 personas presentan problemas de multirresistencia, y la farmacorresistencia empieza a complicar también la lucha contra el VIH y el paludismo. Tanto preocupa esta cuestión que en la 68.ª Asamblea Mundial de la Salud celebrada en mayo de 2015 se aprobó un plan mundial de acción para hacer frente al creciente problema de la resistencia a los antibióticos y otros antimicrobianos. Uno de los principales objetivos del plan en aumentar la concienciación y la comprensión respecto de la resistencia a los antimicrobianos mediante actividades eficaces de comunicación, educación y formación.

El lema de la campaña, Antibióticos: manéjalos con cuidado, refleja el mensaje general de que los antibióticos son un recurso valioso que hay que preservar. Deberían utilizarse para tratar las infecciones bacterianas únicamente previa prescripción por un profesional sanitario o veterinario autorizado. Los antibióticos nunca se deberían compartir o guardar para ocasiones futuras.

Problemas para operar y altos costes en sanidad

La OMS advierte que de no atajar estas resistencias a tiempo el éxito de la cirugía mayor y la quimioterapia se vería comprometido en ausencia de antibióticos eficaces.

Según los expertos cada año aparecen nuevos mecanismos de resistencia que se propagan a nivel mundial. Algunos de estos patógenos están bien identificados por ser bacterias habituales que han conseguido mutar y protegerse contra los antibióticos en una guerra que, de momento, van ganando las bacterias a falta de un mayor control de los medicamentos y la aparición de nuevos fármacos.

A esto hay que añadir que la prolongación de la enfermedad, la necesidad de más pruebas y la utilización de fármacos más caros aumentan el costo de la atención sanitaria a los pacientes con infecciones resistentes en comparación con el de los pacientes con infecciones no resistentes.

Algunos expertos auguran que en 2050 las muertes por resistencias bacterianas serán superiores a las que provoca el cáncer. G. Ferrándiz/L. Vicente/COECS.