LA UJI CONMEMORA UN AÑO MÁS EL DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA EL VIH-SIDA CON UNA CAMPAÑA INFORMATIVA Y DISTINTAS ACTIVIDADES

La Universitat Jaume I se ha sumado un año más a la conmemoración del Día Mundial de la Lucha contra el VIH-Sida, un problema de salud pública que, según el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), afecta a más de 38 millones de personas. Con el objetivo de sensibilizar sobre esta situación, se han organizado diversas actividades desde la Oficina de Cooperación al Desarrollo y Solidaridad, UJI Hàbitat Saludable, Salusex-Unisexsida y la Oficina de Prevenció i Gestió Mediambiental.

Por una parte, se ha lanzado una campaña informativa y de sensibilización a través de las redes sociales en la que se incide en los diferentes métodos de protección frente a las ETS, en conceptos vinculados al VIH o en las restricciones para viajar relacionadas con el VIH que tienen diferentes partes del mundo.

También se ha instalado en el vestíbulo de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales la exposición de los carteles del XVIII Concurso del Día Mundial de la Lucha contra el VIH-Sida 2020, que se podrá visitar hasta el 4 de diciembre. La entrega de premios a los ganadores y ganadoras de esta edición tendrá lugar mañana, 1 de diciembre a las 13 horas en el vestíbulo de la FCHS. Además, el mañana también se instalarán paneles informativos y de sensibilización en los vestíbulos de los cuatro centros de la UJI.

Asimismo, como parte de las actividades, se ha realizado durante el mes de noviembre un curso online de formación sobre «Prevención del Sida: estrategias de actuación» y se ha emitido un programa especial de «A propósito de la salud» en la emisora universitaria.

De esta forma, se busca visibilizar el esfuerzo continuado que desde la Universitat Jaume I se realiza, tanto desde la investigación, como desde la docencia y la responsabilidad social, para incrementar tanto la eficacia de las campañas de prevención del VIH, como de aquellas intervenciones dirigidas a mejorar la calidad de vida de las personas que conviven con el virus. Este año dicho esfuerzo cobra una mayor importancia, dado que entre las repercusiones de la COVID-19 se encuentra la dificultad que muchas personas, a nivel global, han tenido para acceder a los sistemas de detección precoz y a los tratamientos adecuados.

A nivel estatal, según el Centro Nacional de Epidemiología, más de un 80% de las nuevas infecciones se relacionan con la vía de transmisión sexual y un 47,6% de los nuevos casos presentaron un diagnóstico tardío. De esta forma, el abordaje de la epidemia debe centrarse, como mínimo, en prevenir las conductas sexuales de riesgo, aumentar la detección precoz, garantizar el acceso a los tratamientos y eliminar cualquier forma de discriminación asociada al VIH-Sida. UJI