LA APNEA DEL SUEÑO SE PODRÁ DIAGNOSTICAR EN EL DOMICILIO DEL PACIENTE

La empresa del Parque Científico Universidad de Valladolid (PCUVA) Five Flames Mobile, a través de su spin-off Medernova, y el Grupo de Ingeniería Biomédica (GIB) de la Universidad de Valladolid han desarrollado un sistema que permite simplificar el diagnóstico del síndrome de la apnea-hipopnea del sueño (SAHS), enfermedad en la que el paciente, mientras duerme, deja de respirar de forma total (apnea) o parcial (hipopnea) al menos 5 veces cada hora. El proyecto ha obtenido el premio ADE2020 que otorga la Agencia de Desarrollo (ADE) de la Junta de Castilla y León.

En la actualidad, el síndrome de la apnea-hipopnea del sueño se diagnostica en las Unidades Especializadas del Sueño de los hospitales (mediante una prueba denominada Polisomnografía o PSG), donde los pacientes deben dormir al menos una noche, lo que hace que el diagnóstico sea complejo y tenga un elevado coste. El sistema desarrollado Somnus, pretende simplificar este diagnóstico mediante la realización de pruebas de sueño en el domicilio del paciente que se procesan mediante las últimas tecnologías para obtener un diagnóstico concluyente.
Como explica Víctor Ortega, “el sistema actual de diagnóstico PSG consiste en una monitorización de 32 señales distintas del paciente que tiene que pasar la noche en el hospital”. “Nosotros proponemos, a través del análisis de una sola señal, la saturación de oxígeno en sangre (oximetría), realizar una prueba desde casa. Al día siguiente recogeríamos estos datos y mediante su análisis podríamos ofrecer un diagnóstico concluyente en el 45 por ciento de los casos. En el otro tanto por ciento de casos no concluyentes derivaríamos al paciente al hospital”, añade.
Para llevar a cabo este desarrollo, los investigadores han registrado más de 400 señales de pacientes sospechosos de padecer SAHS a los que se les ha realizado la PSG convencional en el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid y el registro domiciliario de la saturación de oxígeno en sangre. Los resultados preliminares han certificado que con el análisis automático de la señal de oximetría domiciliaria se puede reducir significativamente el número de estudios en el hospital, concretamente en ese 45 por ciento.

Actualmente, están desarrollando una aplicación móvil que integra la metodología de procesado de la señal de saturación de oxígeno en sangre y otros servicios adicionales para facilitar el trabajo de los especialistas. Esto permitiría, asimismo, “minimizar el coste de la prueba y reducir las listas de espera, ya que cerca de la mitad de los casos no necesitarían pasar por el hospital para la realización de la prueba de la Polisomnografía, que actualmente en Castilla y León tiene una lista de espera de entre seis meses y un año”, aseguran los investigadores.

Colaboración Universidad-Empresa

El proyecto Somnus surge de un acuerdo entre Five Flames Mobile y el Grupo de Ingeniería Biomédica, que dirige el doctor Roberto Hornero, con la colaboración de la Agencia de Desarrollo (ADE), por el cual la empresa financia la investigación que realiza el GIB. Dentro del GIB, han participado en el proyecto el doctor Félix del Campo, jefe de servicio de Neumología del Hospital Universitario Río Hortega, y los investigadores Daniel Álvarez, Gonzalo C. Gutiérrez Tobal y el propio Roberto Hornero.