EL CECOVA ALERTA DE UNA TERCERA OLA DE CONTAGIOS ANTES DE LA VACUNACIÓN SI SE RELAJA EL CONTROL DE LA COVID-19 EN NAVIDAD

La relajación de las medidas contra la propagación de la COVID-19 durante las fiestas navideñas para fomentar la actividad económica y favorecer los encuentros familiares puede abocar a otra tercera ola de contagios si no se adopta una postura de responsabilidad individual. Por eso, el presidente del Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA), Juan José Tirado, en un comunicado de la organización autonómica insiste en que bajar la guardia “puede poner en jaque la asistencia sanitaria y saturar los hospitales en enero y febrero”.

Sanitat ha advertido que el 92% de los brotes de origen social en la Comunidad Valenciana procede de reuniones con familiares o amigos. “Una cifra muy elevada que debe atenuarse para no perjudicar a los profesionales de Enfermería que atienden a la población en los hospitales, centros de salud y residencias de mayores”, según el presidente del CECOVA, quien reitera que hay que tomarlo “en serio y seguir las recomendaciones para evitar los contagios”

Ante las propuestas para ampliar el número de personas que se pueden reunir en las fechas más especiales de la Navidad, como Nochebuena, Nochevieja o Reyes, recuerda que la fusión de ambientes diversos en el seno de los hogares puede contribuir a la transmisión de la pandemia. Tirado indica que existe “más riesgo de contagio si se reúnen tres familias de dos miembros (6 personas en total), que si lo hacen dos familias de seis miembros (12 personas), por lo que aprueba el concepto de ‘familia burbuja’, que ya han propuestos algunas regiones, como barómetro para medir el riesgo de contagio. No se tendría por tanto en cuenta el número de personas reunidas, sino el número de unidades familiares”.

Aunque la normativa permite la movilidad nocturna hasta la una de la madrugada en días señalados como Nochebuena y Nochevieja, el máximo representante de la profesión de Enfermería de la Comunidad Valenciana ruega a la ciudadanía que se eviten las fiestas descontroladas hasta el amanecer, así como los bailes que aglutinen una multitud en las plazas y lugares de encuentro habituales. “Este autocontrol será la medida más efectiva para que no se cumplan los peores augurios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que vaticina que una relajación del control social del coronavirus desembocaría en una tercera ola antes de comenzar la vacunación que se prevé para finales de enero”, recuerda Tirado.

El presidente del CECOVA expone además que deben mantenerse todas las medidas de prevención: mascarilla, lavado de manos, distancia física, mantener ventanas y puertas abiertas en la medida de lo posible y minimizar número de contactos. De igual modo, redunda en que las reuniones familiares se ciñan a los grupos de convivencia y que los confinamientos nocturnos se mantengan, así como evitar todos los viajes innecesarios y reducir las visitas a las residencias de mayores “hasta que no se confirme la disminución de la carga viral”.

En cuando a las celebraciones navideñas, religiosas o deportivas, como la carrera popular San Silvestre, recalca que se debe favorecer el mayor uso del espacio público al aire libre. Una medida que también deben adoptar los eventos culturales, hostelería y comercio: “Se deben hacer compras escalonadas en el tiempo y programadas con antelación, y minimizar la movilidad”.

Por último, el CECOVA insta a las administraciones competentes a que aumenten la frecuencia de horarios del transporte público al máximo “para evitar las aglomeraciones, garantizando una adecuada ventilación y que la población cumple las medidas de prevención, que incluyen no hablar ni comer y hacer un uso correcto de la mascarilla”. CECOVA