EL CECOVA INSISTE EN EL PAPEL CLAVE DE LA EDUCACIÓN PARA LA PREVENCIÓN DEL SIDA Y DESTACA LA IMPORTANCIA DE LOS ENFERMEROS ESCOLARES

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, mañana 1 de diciembre, el Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA) ha querido recordar que con la implantación de la enfermería escolar en todos los centros educativos se conseguiría reducir el número de casos en la Comunitat Valenciana yendo al punto clave en la lucha contra la enfermedad que es la prevención mediante una correcta educación afectiva-sexual.

El lema internacional de este año es “Levantemos las manos por la #PREVENCIÓNVIH” que coincide con las reivindicaciones que desde hace tiempo defiende esta organización colegial autonómica por la instauración de la figura del enfermero escolar como pieza clave en el trabajo de prevención desde las escuelas e institutos, incidiendo en la necesidad de incrementar las actividades formativas en materia preventiva y de educación para la salud a desarrollar en los mismos.

Desde el CECOVA y los colegios de Enfermería de Valencia, Castellón y Alicante  se ha alertado sobre “el incremento progresivo de adolescentes que se contagian de infecciones de transmisión sexual (ITS) y del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ante la falta de formación adecuada”.

Las cifras de Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que tres de cada diez jóvenes de 20 a 24 años infectados lo desconocen porque no se han hecho la prueba, por ello desde la Organización Autonómica Colegial se ha recordado que “la educación sexual no fomenta la precocidad de las relaciones afectivo-sexuales, ni la promiscuidad sino que potencia la reflexión y el comportamiento más responsable”. La vía de transmisión de la mayor parte de los nuevos diagnósticos en la Comunidad Valenciana de VIH es por transmisión sexual. Estas preocupantes cifras se podrían reducir considerablemente con la simple incorporación en los centros escolares de enfermeras que educaran a los más jóvenes en esta materia, identificando conductas de riesgo y promoviendo la prevención desde la infancia respecto también a otras infecciones de transmisión sexual como la sífilis o la gonococia, así como sobre la prevención de embarazos no deseados en adolescentes.

Otra de las mejores herramientas para evitar la transmisión del VIH es el diagnóstico precoz porque permite adaptar las terapias que recibe el paciente de manera inmediata y además evita que se propague el virus. Gracias a la detección temprana podría reducirse la cifra de nuevos contagios en la Comunidad Valenciana.

En este sentido los datos demuestran que por cada paciente diagnosticado precozmente se evita la transmisión del VIH a tres personas. En España actualmente hay entre 130.000 y 150.000 personas infectadas por el VIH. Por el contrario, “solo hay un 10% de casos que ha pasado más de 15 años entre el diagnóstico del virus y el de la enfermedad, lo que demuestra que si el diagnóstico de infección por VIH se hace de forma precoz, puede tardar más de 15 años la aparición de cualquier enfermedad oportunista”. Sobre la atención a los pacientes con SIDA, el CECOVA ha recordado que los profesionales de Enfermería “intentan cubrir las necesidades que el enfermo no puede cubrir por sí solo, prestándole el soporte psicológico, físico y emocional que necesita, evitando posturas de rechazo o de sobreprotección, con lo cual se debe buscar una aproximación al paciente y una aproximación a la familia”.

En la actualidad el nivel de riesgo de contagio del VIH laboral es muy bajo, pero desde el CECOVA se ha destacado que pese a la poca incidencia esta aún existe y para evitar nuevos casos de contagio los trabajadores sanitarios tienen que adoptar las medidas preventivas necesarias de manera estricta y utilizar de forma correcta los dispositivos con mecanismos de bioseguridad que contribuyen a minimizar el riesgo.  CECOVA / COECS.