VITHAS NISA SEÑALA QUE EL ALCOHOL PRODUCE EFECTOS MÁS GRAVES EN EL FETO QUE CUALQUIER OTRA DROGA

Anomalías físicas, mentales, conductuales y cognitivas. Son algunas de las consecuencias de que una mujer haya consumido alcohol de forma continuada durante sus meses de embarazo, según explican en un comunicado los Hospitales Vithas Nisa. Al conjunto de todos estos trastornos, muchos de ellos irreversibles, se le conoce como síndrome alcohólico fetal (SAF).

  • Trastornos físicos y mentales: El consumo de alcohol durante el embarazo puede conllevar en el recién nacido consecuencias irreparables que van desde anomalías físicas, hasta el retraso en el desarrollo intelectual y otras consecuencias neurológicas. Estas son algunas:
  • Anomalías cráneo-faciales: aplanamiento del espacio entre la nariz y el labio superior; labio superior más delgado; y ojos pequeños.
  • Retraso en el desarrollo físico: peso y/o la talla por debajo del percentil esperable en el promedio de recién nacidos que no han sido expuestos al consumo de alcohol durante el embarazo.
  • Sistema Nervioso Central: daños en el desarrollo cerebral con diferentes grados en función de la cantidad y frecuencia de la exposición al alcohol y el desarrollo de fase embrionaria. El daño neurológico que puede producirse en el recién nacido se divide en 3 áreas diferentes
  • Estructura anatómica del cerebro: microcefalia y anomalías algunas estructuras cerebrales.
  • Funcionamiento neurológico: crisis epilépticas, pérdida de la audición, dificultades visuales, dificultades en el desarrollo de las habilidades motoras.
  • Funcionamiento intelectual: alteraciones conductuales; agresividad e ira; falta de control de los impulsos; intelectualidad limítrofe o retraso mental; dificultades en el aprendizaje y en la memoria; problemas en la integración social y dificultades de habilidades de relación.

Además, insisten desde Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas, “existen otros signos que se relacionan con el síndrome alcohólico fetal como son alteraciones cardiacas; alteraciones óseas y articulares; así como trastornos del sueño”.

“El Síndrome Alcohólico Fetal (SAF) afecta a 3 de cada 1000 recién nacidos, si bien distintos estudios demuestran que 1 de cada 100 niños tiene alguna afectación relacionada con el consumo de alcohol durante el embarazo” afirma Clara Díez, psicóloga de IVANE SALUD en la Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar y en la Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.

El hecho de que las alteraciones que provoca la exposición a alcohol durante la gestación pueden dar lugar a lesiones permanentes, hace que no exista un tratamiento curativo para el sÍndrome alcohólico fetal.

Debido a que cada caso es particular y existen necesidades individuales, no se puede generalizar un tratamiento efectivo para todos los casos. Por ello, el tratamiento sintomático se adapta a cada caso en función del trastorno y la sintomatología que se objetive. A nivel general, se utilizan la farmacoterapia, los abordajes psicoterapéuticos, las intervenciones conductuales y los tratamientos de logopedia, que deben ser adaptados a cada caso en particular de forma muy dinámica y flexible”, explica el Dr. Augusto Zafra, psiquiatra director de IVANE SALUD y responsable de las unidades de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en Vithas Hospital Nisa Valencia al Mar y Clínica de Desintoxicación y Patología Dual en Vithas Hospital Nisa Aguas Vivas.

La única manera de prevenir el síndrome alcohólico fetal es evitar el consumo de alcohol durante el embarazo. Según los estudios realizados, muestran que el alcohol comparado con otras drogas, afecta más al desarrollo del SNC que cualquier otra sustancia tóxica y, por ello, debe evitarse cualquier consumo durante la etapa gestacional.

Desintoxicación en Vithas Nisa

Un porcentaje elevado de casos de síndrome alcohólico fetal es consecuencia de una adicción al alcohol.

En relación con las conductas adictivas, explica el Dr. Zafra, “a la hora de someterse a un programa de desintoxicación sucede, a menudo, que aún queriendo el/la paciente, el tratamiento fracasa”, reconoce el Dr. Zafra. En el caso de mujeres con adicción al alcohol, existe, además, la necesidad añadida de intentar por todos los medios iniciar los procesos de desintoxicación antes del embarazo.

Una de las cuestiones más importantes es la voluntad sin coacciones externas y la motivación de cada uno de los pacientes. “Nuestro trabajo es mantener esa motivación el máximo tiempo posible y acompañarlo en el proceso de cambio. Por ello, para aumentar las probabilidades de éxito, en un primer momento es necesario aportar una buena contención, en todas las concepciones de esta palabra, para de esa manera cogerlo de la mano y ayudarlo a dar los primeros pasos en este proceso de mejora”.

La Clínica de Desintoxicación Hospitalaria del Hospital Vithas Nisa Aguas Vivas es el único recurso existente de estas características en la Comunidad Valenciana. La calidad asistencial y el cuidado de los detalles como es contar con habitaciones individuales y una infraestructura que permita el desarrollo de las actividades terapéuticas, tanto en el hospital (salas de terapia, consulta individual, gimnasio y piscina climatizada), recinto hospitalario y entorno colindante para la realización de actividades al aire libre (salidas terapéuticas, actividades deportivas, golf y senderismo) ayuda a la mejor confortabilidad, confidencialidad e intimidad durante el proceso de recuperación. Vithas Nisa/COECS