VITHAS NISA AVISA DE QUE LAS PRINCIPALES CAUSAS DE URTICARIA O ANGIOEDEMA ALÉRGICO EN VERANO SON LOS ALIMENTOS, MEDICAMENTOS, Y LAS PICADURAS DE HIMENÓPTEROS

Los Hospitales Vithas Nisa han recordado, a través de un comunicado, que con la nueva estación, también se incrementa el número de consultas en los servicios de urgencias, por una patología cutánea denominada urticaria y angioedema agudos. Se trata de unas lesiones cutáneas, caracterizadas por la presencia de habones/ronchas, intensamente pruriginosas, distribuidas por todo nuestro cuerpo, y que en ocasiones se acompaña de hinchazón de cara, párpados, orejas, manos y pies, denominándose angioedema, que va a generar una gran incomodidad y alarma para quien lo padece.

Ambas patologías cutáneas, la urticaria y el angioedema, comparten un patrón de reacción cutánea común, consistente en el desarrollo de tumefacción edematosa a nivel de dermis superficial, como es el caso de la urticaria, o de la dermis inferior o tejido celular subcutáneo en el caso del angioedema. Pueden asociarse o coincidir en un mismo paciente de manera simultánea o alterna. Para el doctor Fernández Alonso, alergólogo del Hospital Vithas Nisa Rey Don Jaime, “la urticaria y el angioedema de causa alérgica suele iniciarse en las dos primeras horas de exposición al agente causal e incluso antes. Puede acompañarse de otras manifestaciones de hipersensibilidad (rinitis, conjuntivitis, asma), incluso anafilaxia.  Más de un 18% de la población han padecido en algún momento de su vida de urticaria aguda”.

El doctor Eduardo Fernández Alonso comenta que “las principales causas de urticaria o angioedema alérgico son los alimentos, medicamentos, y las picaduras de himenópteros (abejas y avispas)”.

Apunta el doctor Fernández Alonso “los alimentos más frecuentemente implicados en las reacciones alérgicas dependen de la edad y costumbres dietéticas de cada país. Así en los niños, son la leche y el huevo y en los adultos españoles, la fruta, frutos secos y mariscos. La urticaria aguda puede ser provocada por la ingesta, por contacto directo al manipular el alimento o indirecto a través de las manos, besos, etc. o incluso por inhalación de vapores de cocción.  El consumo de frutas de esta temporada, como lo son las perteneciente a la familia rosáceas (melocotón, albaricoque, paraguayo, nectarina, cereza, ciruela, níspero, prunas), se encuentran implicadas en muchas de las reacciones alérgicas en el periodo estival”

Especial mención merecen, con la llegada del calor, las picaduras de los insectos, que como nos indica el doctor “aunque son muy habituales la frecuencia de urticaria aguda relacionada con las picaduras de mosquito común o tigre (prúrigo nodular), sobre todo en niños; las verdaderas y peligrosas reacciones alérgicas a insectos las vamos a encontrar con los himenópteros, abejas y avispas, en pacientes sensibilizados”. “Considero clave la información a los  pacientes alérgicos a estos insectos, recomendándoles mucha precaución en las comidas al aire libre, que en sus salidas al campo intenten no llevar ropas de colores llamativos y perfumes florales, evitar no acercarse a los árboles frutales o proximidades de vertederos de basura y mucho cuidado  en zonas ajardinadas o piscinas, siendo recomendable no andar descalzo”, concluye el Dr. Fernández Alonso.

Por otra parte, medicamentos como los antibióticos betalactámicos (penicilina y sus derivados) y los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), suelen ser frecuentemente implicados en algunas urticarias.

Tal como explica el doctor Fernández Alonso “la primera línea del tratamiento será  conocer para poder evitar el alérgeno desencadenante, por eso si se conoce o se sospecha, debe ser evitado hasta confirmar o descartar su causalidad por el especialista de alergia.  El tratamiento farmacológico en el proceso agudo consiste en la administración de antihistamínicos, hasta la resolución completa de los síntomas, en ocasiones asociados a corticoides. La adrenalina se utilizará en reacciones agudas generalizadas y graves, donde puede existir compromiso vital, por el paciente o familiares bien adiestrados o por el personal sanitario que atiende al paciente. Los alérgicos a picaduras himenópteros con síntomas sistémicos se beneficiarían del tratamiento con inmunoterapia específica. En algunos casos concretos de alergia a alimentos, podrá plantearse el realizar desensibilización”.