EL SERVICIO DE MEDICINA FÍSICA Y REHABILITACIÓN DEL GENERAL DE VALENCIA MEJORA SUS INSTALACIONES

El Hospital General de Valencia ya tiene en marcha las nuevas instalaciones de su servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital General de València, que se han trasladado a una planta baja en la misma calle donde se sitúan las urgencias del hospital. En ellas, se ha hecho una inversión de 127.105 euros (120.934 euros de reforma y 6.171 euros del proyecto y dirección de la obra) para habilitar las nuevas instalaciones, que han permitido que este servicio gane espacio, pues si antes disponía de una superficie de 560 metros cuadrados, ahora cuenta con 689 metros cuadrados.

La distribución de las nuevas instalaciones abarca 6 consultas (una de ellas para realizar técnicas) y 6 áreas de trabajo que integran: 1 gimnasio de rehabilitación cardíaca, 1 gimnasio general, 1 gimnasio de electroterapia, 1 sala para tratamiento de linfedemas, 1 sala de terapia ocupacional, 1 despacho de logopedia y 1 sala de espera (que unifica las pequeñas salas de espera anteriores).

Todos estos espacios son accesibles para personas con discapacidad y el acceso de ambulancias se realiza por la misma calle Esteban Pernet. También se ha habilitado una zona de carga y descarga en la calle Misericordia para que los pacientes que no vengan en ambulancia puedan estacionar ahí.

Los profesionales que trabajan en este servicio han manifestado su satisfacción al ver cumplida una reivindicación que venían haciendo desde hace una década. Las nuevas instalaciones ofrecen mayor comodidad y seguridad al personal, que cuenta con una jefa de servicio, una supervisora, una jefa clínica, seis facultativos, doce fisioterapeutas que desarrollan su actividad laboral en el hospital y dieciséis en el departamento, un terapeuta ocupacional, un logopeda, tres auxiliares, un celador y una auxiliar administrativa.

El subsecretario de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública, Ricardo Campos, ha visitado esta instalaciones. Campos señaló que “tras diez años de que estas instalaciones estuviesen provisionalmente en casetas de obra, este equipo directivo ha cumplido con su palabra de trasladar el servicio a un nuevo espacio en el que se ha realizado una reforma para que reúna las condiciones de calidad necesarias, tanto para los profesionales como para los pacientes”.
“Hasta ahora, el servicio de Medicina Física y Rehabilitación estaba distribuido en tres barracones, uno de ellos totalmente separado destinado a consultas y otros dos que no estaban comunicados entre ellos y acogían los gimnasios y los tratamientos. Con este traslado se ha conseguido ganar superficie y unificar todas las necesidades en un espacio donde las condiciones son las adecuadas y donde cuentan con una única sala de espera”, ha añadido Campos.