SANITAT FIRMA UN CONVENIO PARA LA INVESTIGACIÓN EN OSTEOPOROSIS

Manuel Escolano, secretario autonómico de la Conselleria de Sanitat, ha firmado la renovación de un convenio con la empresa AMGEN SA como parte del programa ESOSVAL (Estudio Osteoporosis Valenciano) que es una acción estratégica de la conselleria enmarcada en el II Plan de Prevención y Control de la Osteoporosis en la Comunitat.

El programa ESOSVAL tiene como objetivo principal mejorar la atención sanitaria al paciente con osteoporosis o con riesgo de presentarla. El programa comprende la mejora de la formación clínica de los profesionales, así como la optimización de los sistemas de información de la historia clínica electrónica y el impulso a proyectos de investigación. Cuenta con la colaboración de más de 500 facultativos y personal de enfermería de Atención Primaria.

Los objetivos de ESOSVAL son, entre otros: describir la prevalencia de los factores de riesgo de osteoporosis en los hombres y mujeres mayores de 50 años de la Comunitat Valenciana; describir la incidencia de fracturas osteoporóticas en la citada población; desarrollar y validar una escala de riesgo de fractura osteoporótica y evaluar su validez; analizar el uso incidente de las densitometrías, tratamientos y suplementación de calcio y vitamina D y sus determinantes.

El programa también impulsa proyectos de investigación en el contexto de la práctica clínica como los patrocinados por AMGEN, por ejemplo: “Desarrollo de una escala de predicción de fractura osteoporótica en población de la Comunitat Valenciana y validación de escalas internacionales”, “Factores determinantes de prescripción de tratamiento antiosteoporótico y de realización de densitometrías” o “Manejo de la osteoporosis tras hospitalización por fractura de cadera: un estudio transnacional”. Estos programas se desarrollan por parte del Centro Superior de Investigación en Salud Pública a través de FISABIO, de la Conselleria de Sanitat.

Importancia socio sanitaria de la osteoporosis

La osteoporosis se caracteriza fundamentalmente por una disminución de la densidad mineral ósea y una alteración de la microarquitectura de las trabéculas óseas que hacen al hueso más frágil y lo predisponen a las fracturas. Esta patología está condicionada por una serie de factores de riesgo de los cuales algunos no se pueden evitar pero otros dependen exclusivamente de los hábitos de vida y por lo tanto se pueden prevenir. La mejor forma de prevención es mediante una alimentación saludable y un consumo óptimo de calcio y vitamina D acompañada por la práctica de alguna actividad física adaptada a los distintos grupos de edad y género, al tiempo que se evitan aquellos estilos de vida no saludables que influyen en el desarrollo de una baja masa ósea patológica como son el sedentarismo o el consumo de alcohol y tabaco”.

En el 2002 en España se calculó que este proceso afectaba a 3.700.000 personas, en su mayoría mujeres. Sin embargo, se ha calculado que únicamente un 18% de los afectados están diagnosticados. En el caso de la Comunitat Valenciana en un estudio realizado en mujeres de más de 50 años se estimó una presencia de baja masa ósea del 51,9% y de osteoporosis del 28,0 %.

Por otra parte la osteoporosis es una enfermedad ósea muy común cuya complicación más frecuente es la fractura que se produce cuando la resistencia del hueso se ha visto superada por la carga que se ha aplicado sobre él, o lo que es lo mismo, cuando la fragilidad del hueso hace que se pueda fracturar ante mínimos traumatismos. Se ha calculado que una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres mayores de 59 años sufrirá a lo largo de su vida una fractura de este tipo.

Las tres fracturas más relacionadas con la osteoporosis son la fractura vertebral, la fractura de extremidad distal del radio y la de la cadera, que es la que presenta mayor gravedad. En España, la incidencia anual acumulada de fracturas no traumáticas es superior a las 200 fracturas por cada 100.000 habitantes con una relación entre hombres y mujeres de uno a tres. En conjunto cada año se producen alrededor de 30.000 fracturas de cadera, 66.000 fracturas vertebrales y 25.000 fracturas de extremidad distal del radio de origen osteoporótico.

En la Comunitat Valenciana el número de ingresos por fracturas de cadera no traumáticas para mayores de 64 años ha sido durante el año 2012 de 5.207; para fracturas distales de antebrazo 825 y para fracturas vertebrales de 471. Desde que se estableció en 2003 el Plan de Prevención y Control de la Osteoporosis en la Comunitat Valenciana y se comenzaron a promover los hábitos de vida saludables se observa que están disminuyendo paulatinamente tanto en el número de fracturas como la estancia media hospitalaria debida a esta patología. GVA.