SANIDAD REDUCE A LA MITAD EL TIEMPO DE DETECCIÓN DEL FRACASO TERAPÉUTICO EN LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

El Instituto de Investigación Sanitaria-Hospital La Fe ha adquirido y está empezando a utilizar una tecnología vanguardista que permite reducir a la mitad la detección del fracaso terapéutico en la esclerosis múltiple, una patología que afecta a entre 5.000 y 5.500 personas en la Comunitat y que conmemora su día mundial este sábado, 30 de mayo. Este equipamiento puntero está a disposición de todas las unidades de esclerosis múltiple de la Comunitat.

En la actualidad, el tratamiento para esta enfermedad en la que el propio sistema inmunitario ataca al sistema nervioso de la persona, se divide en fármacos de primera y de segunda línea. Los primeros son eficaces y muy seguros; la eficacia de los segundos es mayor, pero también tienen más efectos secundarios.

El problema de esta medicación, según explica el doctor Bonaventura Casanova, responsable de la Unidad de Neuroinmunología del Hospital La Fe-CSUR Esclerosis Múltiple, estriba en que está diseñada para tratar los brotes (déficits neurológicos transitorios), pero no la degeneración que la enfermedad puede llegar a causar con el paso del tiempo. “Además, no son efectivos al 100%, por lo que se asume un porcentaje de fracaso terapéutico: en torno al 40% en los fármacos de primera línea y entre el 10-30% en los de segunda”, añade.

El tiempo que transcurre desde que se pauta una medicación hasta que se determina si es óptima o se puede mejorar puede llegar a ser de entre un año y un año y medio.

La detección precoz de este fracaso terapéutico es crucial para mejorar la eficacia del tratamiento a la mayor brevedad posible, minimizar efectos secundarios no deseados y optimizar el gasto sanitario: “El gasto global anual que es de 45 millones de euros, y, debido al fracaso terapéutico, se podría ahorrar un 35% de este gasto, unos 14.5 millones de euros al año”, ha detallado el doctor Casanova.

La tecnología recién incorporada en la Unidad de Neuroinmunología (SIMOA-Quanterix) es capaz de detectar en sangre unas sustancias (los neurofilamentos) que anticipan el fracaso terapéutico antes incluso de que haya evidencias clínicas y reduce a la mitad el tiempo de detección.

Se trata de una tecnología adquirida en el marco de un proyecto de investigación del IIS La Fe, que está a disposición de todas las unidades de esclerosis múltiple de la Comunitat a coste cero. “Para nosotros, es muy importante que exista equidad en la asistencia de los y las pacientes, independientemente de donde estén, que reciban la mejor asistencia”, ha indicado. GVA/COECS