LOS PROFESIONALES DE LA ENFERMERÍA YA PUEDEN DENUNCIAR AGRESIONES A TRAVÉS DEL OBSERVATORIO DEL CONSEJO GENERAL DE ENFERMERÍA

Las agresiones a los profesionales sanitarios en general, y de los enfermeros en particular, constituyen un grave problema para la sociedad. De hecho, en los últimos años ha incrementado de manera significativa el número de actos violentos dirigidos contra profesionales de la salud, según han detallado a través de un comunicado el Consejo General de Enfermería.

El último estudio realizado por este ente colegial refleja que 1 de cada 3 enfermeros ha sufrido una agresión en nuestro país. Ahora, para profundizar en las circunstancias y el alcance real de este problema, la Organización Colegial de Enfermería ha decidido poner en marcha el Observatorio Nacional de Agresiones a Enfermeros y Enfermeras.

Esta iniciativa cuenta con un sistema de comunicación y registro de agresiones unificado de modo que todos los enfermeros españoles puedan comunicar su agresión de forma fácil y a través de un formulario. El documento de registro de agresiones se puede rellenar de manera rápida en la web el Consejo General de Enfermería a través del siguiente enlace.

Este Observatorio permitirá centralizar todos los datos de agresiones a nivel nacional y así se podrá realizar un informe anual de la situación que nos permita tomar medidas al respecto. En este sentido, desde el la Organización Colegial han pedido colaboración a hospitales, centros de salud e instituciones para que juntos puedan elaborar un registro y los enfermeros puedan ampararse en las coberturas recogidas en las Pólizas de Responsabilidad Civil (asistencia jurídica como consecuencia de agresión física sufrida por el enfermero) y tener el apoyo institucional y jurídico de su correspondiente Colegio Oficial de Enfermería.

Colaboración con la Policía Nacional y la Guardia Civil

Esta medida se pone en marcha tras la reunión llevada a cabo entre los máximos representantes de los consejos generales de enfermeros, médicos, farmacéuticos y dentistas y los interlocutores policiales sanitarios -de Policía Nacional y Guardia Civil-, que tenía como fin último establecer una política de seguridad coordinada para garantizar la máxima seguridad en la sanidad. Todos los profesionales que intervinieron en esta reunión coincidieron en que era necesario frenar la lacra de las agresiones al personal sanitario, ya que además de su repercusión en la salud y seguridad de los profesionales afectados, tiene capacidad para incidir de manera negativa en el desempeño de la actividad sanitaria y en la calidad del servicio asistencial que prestan a toda la ciudadanía.

Además, desde la Organización Colegial de Enfermería han anunciado que iban a poner en marcha estrategias de Formación Continuada y se establecerá un Plan de Prevención de Agresiones a enfermeras que se irá comunicando de forma progresiva a lo largo del año. Consejo General de Enfermería / COECS.