LA GENERALITAT ACATA LA SENTENCIA DEL CONSTITUCIONAL AUNQUE RECONOCE QUE SEGUIRÁ GARANTIZANDO LA ATENCIÓN SANITARIA UNIVERSAL EN LA COMUNITAT

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha explicado que el gobierno valenciano acata la sentencia del Tribunal Constitucional que anula el Decreto Ley de acceso universal a la sanidad, aunque considera que “no es justa, ni humana” y que no contempla que “ante la salud todos y todas somos iguales”. “Lo digo con total claridad, cualquier persona que entre en un centro de salud o en un hospital de la Comunitat Valenciana, sin importar su origen o situación, va a ser atendida”, ha indicado Puig.

Puig ha mantenido una reunión con la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Carmen Montón, y con representantes de hospitales, asociaciones y entidades sanitarias que están a favor de la sanidad universal, tras conocer la sentencia del Tribunal Constitucional que anula el Decreto Ley 3/2015 de la Generalitat, una de las primeras normas que aprobó el actual ejecutivo autonómico y que regulaba el acceso universal a la atención sanitaria a personas extranjeras en situación administrativa irregular.

Desde el gobierno autonómico han confirmado que la Abogacía está estudiando cómo “reforzar” este derecho a través de instrumentos jurídicos, como un nuevo decreto o una orden la sanidad universal en la Comunitat. Y en este sentido, el president ha lanzado un mensaje de “absoluta tranquilidad” a la ciudadanía, y ha insistido en que “en la Comunitat Valenciana todas y todos tienen derecho a la sanidad hoy, mañana y en el futuro”.

Atención sanitaria garantizada

La consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Carmen Montón, ha explicado que la sentencia del Tribunal Constitucional unicamente hace referencia al Decreto de Atención Universal, y que al margen quedan otros instrumentos “como la instrucción que sigue estando en vigor”, que garantizan la vigencia de la atención sanitaria universal en la Comunitat Valenciana.

Asimismo, ha indicado que seguirá exigiendo ante el Ministerio de Sanidad la derogación del decreto 16/2012, que a su juicio “es el principio de todo el problema”. “No estaríamos en esta situación si el gobierno de Mariano Rajoy abandonara el modelo sanitario de exclusión, de discriminación y de desigualdad que aplicaron como una medida de recorte aunque nunca se ha justificado tal ahorro económico”, ha dicho. GVA / COECS.