LA FE PARTICIPA EN UN ESTUDIO QUE CONFIRMA LA EFICACIA DEL HEMOGRAMA PARA IDENTIFICAR A PACIENTES CON NEUMONÍA ADQUIRIDA EN COMUNIDAD

Un equipo multidisciplinar de investigación del Hospital Universitari i Politècnic La Fe de València, del Hospital Clínic de Barcelona y del Hospital Clínico Universitario de Valladolid ha identificado un subtipo inmunológico de Neumonía Adquirida en la Comunidad (NAC) que se asocia con mayor mortalidad. El hallazgo ha sido identificado en una cohorte de 1.550 pacientes reclutados por el grupo NEUMONAC de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) en un estudio liderado por la doctora Rosario Menéndez, directora del Área Clínica de Enfermedades Respiratorias del Hospital Universitari i Politècnic La Fe, y confirmado en una segunda cohorte de 2.846 pacientes del Hospital Clínic de Barcelona.

La NAC es una enfermedad inflamatoria pulmonar de causa infecciosa originada fuera del contexto hospitalario. Los pacientes con NAC que presentan menos de 724 linfocitos/mm3 en sangre al ingreso en el hospital (Neumonía linfopénica) presentan el doble de probabilidad de morir a los 30 días. Estos pacientes son fáciles de identificar utilizando un simple hemograma, el análisis de sangre más habitual disponible en todos los hospitales. Identificar a los pacientes con neumonía linfopénica permitirá intensificar la atención y el tratamiento de estos pacientes.

Este descubrimiento abre la puerta a estudiar en el futuro el papel de los fármacos que estimulan la proliferación y la función de los linfocitos para tratar esta forma de neumonía. El trabajo se publica en la revista EBioMedicine, patrocinada por dos de las mejores publicaciones en el área de la investigación clínica y biomédica, The Lancet y Cell.

La NAC es la infección que provoca más muertes en el mundo con una incidencia de entre 2-5 casos en adultos por mil habitantes y año. En la población adulta, además de la edad avanzada, la presencia de enfermedades respiratorias crónicas, cardíacas, diabetes, enfermedades renales, entre otras, aumentan el riesgo de padecer neumonías.