LA ENFERMERA DEL HOSPITAL GENERAL DE VALENCIA, SILVIA GÓMEZ, RECIBE EL GALARDÓN A LA MEJOR COMUNICACIÓN EN AUDIOLOGÍA EN EL PREMIO JUAN GASSÓ BOSCH

La enfermera del Hospital General de Valencia, Silvia Gómez, ha recibido el galardón a la mejor comunicación en Audiología en el Premio Juan Gassó Bosch. A finales de noviembre tuvo lugar el XVI Congreso Nacional de Enfermería en ORL, en el que Silvia Gómez Gómez, enfermera de consultas externas del servicio de Otorrinolaringología del Hospital General de Valencia, fue galardonada con el premio a la mejor Comunicación en Audiología en el Premio Juan Gassó Bosch, que otorga GAES médica.

El premio se le otorgó por el estudio “Cuidados ante la exposición acústica en percusionistas”, en el que ha participado un equipo multidisciplinar formado por los doctores Agustín Campos, Rosa Reboll, Marta Torres y por Silvia Gómez. Además, para la recogida y análisis de datos han contado con la colaboración del Instituto de Investigación para la Gestión Integrada de Zonas Costeras (IGIC), de la Universidad Politécnica de Valencia.

“La exposición continuada a sonidos intensos en músicos tiene un efecto perjudicial. La hipoacusia neurosensorial relacionada con el traumatismo acústico es la segunda causa de invalidez laboral relacionada con la pérdida auditiva. En muchos de los estudios publicados sobre este tema en el ámbito musical se ha visto que los percusionistas son los más afectados, ya que se exponen a intensidades más elevadas”, ha explicado Gómez.

Como objetivos se plantearon: la medición de los niveles de intensidad en un ensayo de una escuela de percusión, valoración audiométrica de la pérdida auditiva que presentan los músicos y estudio de factores relacionados con la hipoacusia y de síntomas acompañantes. “La muestra fue de 43 percusionistas de una escuela de batucada de Valencia y encontramos pérdida auditiva significativa relacionada con el traumatismo acústico”, añade Gómez.

Como conclusiones, este trabajo demuestra que exposiciones menos prolongadas en percusionistas no profesionales pueden tener problemas auditivos. “La escuela de percusión ha comprado cascos con una atenuación porque los individuos que no usen ningún tipo de protección auditiva seguro que van a estar afectos de hipoacusia”, concluye Gómez.