LA CONSELLERIA DE SANITAT Y FISABIO PRESENTAN LA “GUÍA EUROPEA DE LA MEJORA DE LA CALIDAD EN EL CONTROL INTEGRAL DEL CÁNCER”

La Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (Fisabio), la Dirección General de Salud Pública de la conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública Pública y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad han dado a conocer los principales resultados del proyecto Europeo ‘Cancer Control’ (CanCon).

Especialistas en cáncer han presentado en la sede de Fisabio-Salud Pública la ‘Guía Europea de Mejora de la Calidad en el Control Integral del Cáncer’, cuyo objetivo es ayudar a los gobiernos de los estados miembros en la aplicación y adaptación de las políticas relativas al abordaje del cáncer dentro de sus programas nacionales de salud pública.

La Consellera de Sanitat, Carmen Montón, ha destacado el esfuerzo y la dedicación del personal investigador “que durante tres años han trabajado para elaborar esta guía que ayudará a situar el cáncer en las agendas nacionales de salud pública y contribuirá a reducir su mortalidad”. Montón ha explicado que el documento “incluye políticas para la mejora de la calidad de los cuidados posteriores al cáncer a nivel comunitario y también de la calidad en la supervivencia y la rehabilitación del cáncer”.

La guía recoge unas recomendaciones sobre los principales aspectos relacionados con la detección precoz del cáncer, la organización de los servicios sociosanitarios, el papel de la atención primaria y los servicios comunitarios, así como las necesidades de las personas que han sobrevivido al cáncer.

La Fundación FISABIO ha participado como socia del proyecto CanCon con el objetivo de incluir la perspectiva de equidad, entendida como el acceso igualitario de toda la ciudadanía a los programas de control del cáncer. “Nuestro papel fundamental en el proyecto ha sido el de asegurar que el principio de equidad en cáncer se incluya de forma transversal en las recomendaciones de la guía”, ha señalado la investigadora del Área de Cáncer y Salud Pública de la Fundación Fisabio, Ana Molina.

Entre las recomendaciones fundamentales destacan, en el ámbito de los servicios sanitarios, la necesidad de organizar los cuidados de cáncer como un complejo multicéntrico, en el que las diferentes unidades que se ocupan del manejo de todos los aspectos del mismo (profesionales de primaria, especializada y servicios sociosanitarios) actúen de manera coordinada y comunicada.

A nivel comunitario, una de las principales recomendaciones que plantea la guía es la gestión del cáncer como un proceso continuo en el que los y las pacientes transitan por diferentes diferentes fases y etapas. Esto implica un papel más activo desde la atención primaria u otros servicios comunitarios.

Con respecto a las personas supervivientes, se recomienda que se desarrollen planes regionales o nacionales para abordar sus necesidades. Se proponen cuestiones concretas a incluir como la necesidad de desarrollar programas de seguimiento y de cuidado personalizado que deben entregarse a cada superviviente.

Además de la guía, en el marco del proyecto CanCon se han desarrollado cinco documentos, entre los que destaca el liderado por la Fundación Fisabio que propone recomendaciones para reducir las desigualdades sociales en la prevención y el control del cáncer para la población europea.

“Tal y como hemos reflejado en este documento, los grupos sociales más privilegiados (y también los países) tienen mejores resultados, debido a una combinación de una menor exposición a los factores de riesgo, un mejor acceso a los programas de detección precoz, un mejor acceso a los servicios de salud y una mejor capacidad para absorber las consecuencias sociales y financieras del cáncer”, ha resaltado Rosana Peiró, jefa del Área de Investigación en Cáncer y Salud Pública de la Fundación Fisabio.

Este documento, que aborda el cáncer desde la perspectiva de la equidad, contiene trece recomendaciones que se centran en tres áreas principales: la creación de capacidad para el desarrollo de políticas con equidad; aspectos clave en prevención primaria y secundaria; y aspectos clave en tratamiento del cáncer, supervivencia y rehabilitación.

En la jornada también se ha analizado la aportación de la genómica a la Oncología y a la medicina personalizada, donde las tecnologías ómicas pueden ser utilizadas para diagnosticar la enfermedad, indicar los mejores tratamientos, monitorizar la respuesta de la enfermedad y el desarrollo de los medicamentos preventivos.

En este sentido, las recomendaciones generales se centran en establecer un marco sobre los requisitos éticos, legales y sociales relacionados con la introducción del uso de datos ómicos en el sistema de salud y aumentar la alfabetización genética y preventiva de los profesionales de la salud y la ciudadanía para promover el uso responsable de estas nuevas opciones.

La Fundación FISABIO también ha participado en el grupo de trabajo encargado de la coordinación del guía, y el paquete centrado en la detección del cáncer, en los programas de cribado de cáncer de mama, cervical y colorrectal, y en la aplicación de métodos y políticas demostradas que ofrezcan una garantía de calidad sistemática en todos los niveles, procurando que sean accesibles a toda la ciudadanía.

Con anterioridad al proyecto CanCon, el grupo de investigación en Cáncer y Salud Pública de la Fundación Fisabio participó en la acción Conjunta European Partnership Actions Against Cancer (EPAAC), donde realizó un análisis de la situación de las desigualdades en el cribado de cáncer en Europa. GVA / COECS.