LA CONSELLERIA DE SANIDAD SITÚA LA DEMORA MEDIA EN 86 DÍAS Y REDUCE EN MÁS DE 2.500 LOS PACIENTES EN ESPERA DE INTERVENCIÓN

La consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló, ha dado a conocer el dato de demora media del pasado mes de enero, que se situó en 86 días, cuatro días menos que en diciembre -que ya mejoró en 19 días los datos de septiembre-, y seis días menos que en diciembre de 2018. Barceló ha destacado que el primer mes del año ha arrancado con una reducción del número total de pacientes en espera, que ha pasado de 63.434 a 60.983, lo que se traduce en “2.451 pacientes menos en espera de una intervención quirúrgica”.

Esta reducción de tiempos y pacientes es la tendencia que persigue mantener e incrementar el Plan de Optimización de Tiempos y Mejora de la Atención 2020-2023, el Plan Óptima, que presentó ayer la consellera, acompañada de la secretaria autonómica de Eficiencia y Tecnología Sanitaria, Concha Andrés, y cuyo objetivo es abordar una estrategia integral para la reducción de listas de espera quirúrgica, de consultas externas y técnicas diagnósticas y terapéuticas.

La consellera ha resumido los cuatro grandes retos que propone este nuevo plan: garantizar el acceso al sistema sanitario público en un plazo adecuado, incrementar la eficiencia de la atención sanitaria velando por la sostenibilidad y la transparencia, reforzar la red de recursos humanos, tecnológicos y las infraestructuras, y respetar el derecho de los pacientes a la libre elección.
Ana Barceló ha avanzado que, con la implantación de este plan, para diciembre de 2023 se tiene el compromiso de disminuir el número de pacientes en lista de espera quirúrgica estructural en un 25%.Además, se persigue reducir a cero el número de pacientes que esperan más de 180 días en lista de espera quirúrgica y reducir la demora media a 70 días, para la lista de espera quirúrgica. Por último, se prevé reducir a un 20% el numero de primeras consultas de más de 60 días.

Oficinas de control y distrito único

Una de las principales medidas que incorporará el plan será la creación de las Oficinas de Control de la Demora de cada Departamento de Salud, compuestas por las gerencias y sus responsables de gestión, con el objetivo de coordinar las actuaciones de los profesionales para obtener el mayor rendimiento de los recursos. Los datos de demora media, como ha avanzado la consellera, se ofrecerán cada mes por departamentos, especialidades y patologías. Además, el Distrito Único Sanitario permitirá unificar las listas para que los pacientes puedan ser atendidos en cualquier centro de la Comunitat.

Otras medidas contempladas en el Plan Óptima son potenciar las consultas telefónicas, las interconsultas no presenciales y la telemedicina, con plazos de respuesta breve que eviten derivaciones y desplazamientos, espacialmente en zonas rurales y entre la población mayor o dependiente. Se generarán redes intercentros para optimizar la tecnología existente entre los diferentes departamentos de salud y se realizará un estudio de unificación de agendas que minimicen los desplazamientos del paciente, agrupando las pruebas y técnicas disgnósticas.

Por último, se contempla la elaboración y aprobación de un decreto de garantía de tiempo máximo de acceso a las prestaciones y servicios sanitarios, así como la creación de un Consejo Asesor.
35,2 millones de euros de presupuesto

Por lo que respecta al presupuesto, en 2020 se prevé una dotación de 16 millones de euros para el programa especial de productividad para la reducción de la demora asistencial, el llamado autoconcierto, en el que se incorporarán nuevos procesos asistenciales como la reconstrucción de mama tras un proceso neoplásico, o técnicas intervencionistas para el tratamiento del dolor. Cabe recordar que en 2019, las intervenciones de autoconcierto de incrementaron en un 24% con respecto a 2018.

La utilización eficiente de los recursos estructurales es otro de los objetivos prioritarios del plan. Para ello se potenciará la cirugía ambulatoria y se consolidará la actividad programada vespertina, mejorando la dotación de profesionales sanitarios. En concreto, se incrementa la dotación económica, desde los 1,3 millones de euros de 2019 hasta los de 5,2 millones en 2020, destinada a la contratación de 128 profesionales para reforzar los equipos con más pacientes en espera.

El cumplimiento de las garantías de los tiempos de atención en el sistema sanitario público valenciano es uno de los retos esenciales del plan. Y para asegurar este derecho, a los 60 días de su inclusión en lista de espera, se mantiene a disposición de los pacientes la posibilidad de elección de un centro sanitario colaborador incluido en el plan de choque, que tendrá una dotación presupuestaria para el año 2020 de 14 millones de euros. GVA Sanitat