INCLIVA IDENTIFICA UN MARCADOR RELACIONADO CON LA DEFICIENTE FORMACIÓN DE NUEVOS VASOS SANGUÍNEOS QUE SE PRODUCE EN EL ÁREA INFARTADA DEL CORAZÓN

Un trabajo de investigación, dirigido por Laura Piqueras, investigadora Miguel Servet del Instituto de Investigación del Hospital Clínico (Incliva), en colaboración con el médico especialista Vicente Bodí, del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico de Valencia, ha identificado un nuevo marcador relacionado con la deficiente formación de nuevos vasos sanguíneos que se produce en el área infartada del corazón tras el infarto agudo de miocardio (IAM). Se trata de un marcador cuyos niveles circulantes en sangre son marcadamente más elevados en pacientes con IAM que en los sujetos sanos.

El estudio, que lleva por título ‘Dynamics and implications of circulating anti-angiogenic VEGF-A165b isoform in patients with ST-elevation myocardial infarction’, ha sido publicado en la revista Scientific Reports. En dicha investigación participaron un total de 50 pacientes con infarto agudo de miocardio y se analizaron más de 100 muestras de sangre. Paralelamente, se estudiaron los efectos inhibitorios de dicho factor VEGF-A165b en cultivos de células endoteliales de arteria coronaria humana.

Aunque el aumento de este marcador ya se había demostrado en otras patologías vasculares como la enfermedad arterial periférica y su aumento se relacionaba con una alteración en la formación de nuevos vasos sanguíneos, esta nueva investigación demuestra por primera vez su aumento en personas que han sufrido un infarto agudo de miocardio. Según han explicado los investigadores, este descubrimiento podría servir, en un futuro, para “diseñar nuevos fármacos que bloqueen dicho marcador y favorecer el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos a nivel de miocardio y restaurar de forma más rápida la reperfusión en la zona infartada”.

Nuevas herramientas que mejoren el desarrollo de vasos sanguíneos

El infarto agudo de miocardio es una de las mayores causas de morbilidad en el mundo. De ahí la importancia de buscar nuevos marcadores relacionados con sus consecuencias para minimizar los daños celulares miocárdicos provocados por este e instaurar los tratamientos más adecuados. Como ha destacado Laura Piqueras, “la búsqueda de nuevas dianas terapéuticas o herramientas que mejoren el desarrollo de vasos sanguíneos nuevos en el tejido miocárdico es esencial para estos pacientes”. “En los últimos años, se han desarrollado diversas terapias con el fin de aumentar la vascularización en la zona infartada, pero los resultados en humanos no han sido muy prometedores hasta ahora”, ha indicado.

La angiogénesis, un proceso fisiológico que consiste en la formación de nuevos vasos sanguíneos a partir de los ya existentes, es un proceso fundamental en la restauración de la vascularización y la recuperación de la funcionalidad tras un infarto agudo de miocardio. También es importante el descubrimiento de los inhibidores que, como el VEGF-A165b, interfieren en la formación de dichos vasos sanguíneos pudiendo tener “un papel deletéreo tras un infarto agudo”.

La doctora Piqueras resalta “el carácter traslacional de esta investigación y lo importante que es la colaboración estrecha entre investigadores básicos y clínico para llevar a cabo una investigación de excelencia”. La siguiente fase de la investigación, a corto plazo, es realizar un estudio en un modelo animal de infarto para comprobar los efectos que produce el bloqueo de dicho marcador.

En dicho estudio, enmarcado dentro de un proyecto de excelencia, han participado otros investigadores del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico, de los Departamentos de Farmacología y Anatomía de la Universitat de València y de Incliva, entre ellos los becarios predoctorales Luisa Hueso y César Ríos así como los doctores Vicente Bodí, Julio Núñez, Francisco Javier Chorro, María Jesús Sanz y Amparo Ruiz.