EL GENERAL DE VALENCIA REALIZA LA PRIMERA OPERACIÓN CON CIRUGÍA ROBÓTICA EN LA COMUNITAT VALENCIANA

El Hospital General de València es el primer centro de la Comunitat Valenciana en realizar una intervención con cirugía robótica, gracias a la incorporación del un equipo de cirugía robótica Da Vinci en el Edificio Quirúrgico. Esta plataforma es la evolución en cirugía mínimamente invasiva y permite al cirujano maniobrar el robot de forma remota a través de una consola, gracias a que traduce los movimientos hechos por el cirujano en impulsos para luego transmitirlos literalmente a los brazos robóticos.

Tal y como explicó la consellera de Sanidad, Carmen Montón, “se ha realizado la primera intervención con cirugía robótica en un hospital público valenciano, fruto de la apuesta que estamos haciendo por dotar a nuestros hospitales con tecnología de última generación y por la cirugía mínimamente invasiva para mejorar la asistencia que prestamos a nuestra población”. La primera intervención ha sido para tratar un cáncer de próstata. Así pues, Emilio López Alcina, jefe del servicio de Urología, junto al equipo anestesiólogos y personal de enfermería que ya se han formado en el uso del equipo, que ha realizado una prostatectomía radical asistida por el robot Da Vinci.

Esta tecnología de precisión permite que el cirujano opere desde una consola quirúrgica situada en el mismo quirófano y manipule un robot a distancia a través de un sistema computerizado que transforma el movimiento de sus manos en impulsos que son canalizados a los brazos robóticos. El sistema ofrece tener mayor control gracias a su elevadísima precisión, ya que cuenta con una visión tridimensional ampliada del interior del cuerpo. “El objetivo es que en cada una de las especialidades que lo van a utilizar los responsables de los servicios encuentren aquellos procedimientos en los que la aplicación de esta tecnología de alta precisión, que permite mayor libertad de movimiento y ergonomía, sean los mejores para nuestros pacientes”, añadió Montón.

La semana que viene está previsto que la Unidad de Endoscopia y Oncología Ginecológica realice una histerectomía y que el equipo de Cirugía General y del Aparato Digestivo hagan una colecistectomia. Posteriormente empezará el equipo de Cirugía Torácica y así se irán incorporando las cirugías de las cuatro especialidades que actualmente se están formando. En un futuro la cirugía robótica se podrá ampliar a otras especialidades del hospital.

En principio, la programación se establecerá en horario de tarde, con una rotación de tres quirófanos por semana. La adquisición de esta tecnología se enmarca dentro de un proyecto de investigación de la Fundación Hospital General para introducir en la sanidad pública un programa de cirugía robótica para diferentes especialidades. Se va a disponer de esta plataforma robótica durante un periodo inicial de seis meses, pero con el objetivo de que se prolongue en el tiempo y que se incorpore a la práctica habitual.

Enrique Ortega, director gerente del Consorcio Hospital General de València, destacó la apuesta que se está haciendo en el hospital por introducir las técnicas más vanguardistas, tanto diagnósticas como terapéuticas, como es el caso de la cirugía robótica más avanzada. “Estamos empeñados en dotar a nuestros profesionales de los mejores instrumentos para ofrecer a los pacientes las técnicas más depuradas que mejoren la seguridad, los resultados y la recuperación del paciente. En este sentido, estamos manteniendo, desde hace meses, reuniones periódicas con la Agencia Valenciana de Innovación para colaborar estrechamente en la implantación de programas de I+D de índole sanitario y el estudio del desarrollo de los mismos por las empresas valencianas”.

Ventajas del Da Vinci

Las ventajas que ofrece ese sistema robótico respecto a la cirugía abierta o la laparoscopia es que el paciente tiene mayor posibilidad de acceder a un tratamiento mínimamente invasivo porque facilita el acceso a anatomías complicadas. También que las incisiones son más pequeñas, con menor dolor postoperatorio, y se reduce el tiempo de hospitalización, así como las complicaciones o la necesidad de nuevas intervenciones y, para ciertos procedimientos de seguridad funcional de mejor recuperación, sobre todo en pacientes con cirugía oncológica.

El cirujano tiene una perfecta visión del área a operar y los brazos robóticos reproducen los movimientos de sus manos. Se trabaja con instrumentos miniaturizados y precisos, gracias al mecanismo de articulación con posibilidad de rotación sobre tres ejes. “Creemos que la casuística que vamos a tener aquí, en un hospital público, y el desarrollo del programa robótico va a ser referente en el ámbito nacional y esperemos que también internacional”, añadió Ortega.

Formación y seguridad

Para utilizar esta tecnología se están formando 25 profesionales del Hospital General de València: 8 cirujanos de los servicios de Urología, Cirugía General y del Aparato Digestivo, Tocoginecología y Cirugía Torácica, 5 anestesiólogos, 8 enfermeros y 4 auxiliares de enfermería. Para dar el paso a esta técnica y certificarse como cirujanos robóticos es preciso realizar unos cursos, primero de formación on line y de manejo mecánico en el paciente y después homologarse en esta técnica en los centros de formación internacional.