EL GENERAL DE CASTELLÓ POSIBILITA QUE LAS MUJERES SOMETIDAS A CESÁREA ESTÉN ACOMPAÑADAS EN QUIRÓFANO

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Hospital General Universitari de Castelló (HGUCS) ha decidido trasladar la idea y los conceptos de parto respetado y humanizado al nacimiento por cesárea. Así, los servicios de pediatría, anestesia y obstetricia-ginecología, junto con el equipo de matronas, han sido los propulsores de un protocolo por el que las mujeres sometidas a una cesárea, puedan estar acompañadas si así lo deciden, y siempre que las circunstancias de madre y bebé no lo desaconsejen.

Los objetivos principales que se pretenden pasan por conseguir que una paciente que va a ser sometida a cesárea pueda ser acompañada durante la intervención, con lo que se reduce su nivel de estrés, se facilitan las condiciones adecuadas para un nacimiento seguro de calidad y se inicia el contacto precoz piel con piel (CPP) con la madre tras el nacimiento del bebé.

En este protocolo se declara como evidencia científica lo importante que es el contacto inmediato entre madre e hijo. Estos bebés presentan un menor tiempo para comenzar una lactancia efectiva y el contacto regula y mantiene la temperatura infantil, además de mejorar mucho más rápido la estabilidad cardio-respiratoria.

El acompañamiento y el CPP son voluntarios, y solo se ofrecerán en caso de anestesia regional (con la madre despierta) y sin riesgos añadidos tanto para la madre como para el recién nacido. En todos los casos será una decisión acordada por ginecólogo, anestesista y neonatólogo con los padres, antes de la intervención.

Las cesáreas no están exentas de riesgos

Al ser intervenciones quirúrgicas, existen posibles riesgos. Por esto, hay diferentes tipos de cesáreas que quedan excluidas de este procedimiento. Estas son las que requieran anestesia general, las cesáreas urgentes, aquellas con patología de riesgo previsible de complicación, cesáreas en las que el equipo quirúrgico estime que la presencia del acompañante puede afectar a la calidad y seguridad asistencial.

Procedimiento a seguir

El día de la programación de la cesárea, el ginecólogo o ginecóloga informa a la madre de la posibilidad de que alguien entre con ella en el quirófano y la matrona entrega al acompañante el dossier informativo y las normas a seguir en la cesárea humanizada por su parte.

El día previo a la cesárea se le realiza una analítica pre-operatoria a la futura madre y se aclaran las dudas que se puedan tener. Y ya el día de la operación, la mujer pasa de planta a las habitaciones de dilatación a las ocho de la mañana, siguiendo el protocolo habitual de una cesárea. Después, anestesista, pediatra, ginecólogo y matrona vuelven a dar la información necesaria a los futuros padres que entregan los documentos correctamente cumplimentados y firmados.

Antes de la intervención, una persona auxiliar de enfermería entrega al acompañante un traje quirúgico y se le guía hasta el lado de la gestante donde permanecerá el tiempo que dure la intervención disfrutando de ese momento de intimidad y con la posibilidad de escuchar música. El acompañamiento en la cesárea disminuye el estrés materno y, por tanto, todas las derivadas del mismo. Esta persona también ayuda en la realización del CPP y en la instauración de la lactancia. Al finalizar, los padres y el RN vuelven a la sala de dilatación, donde se produce el post-operatorio habitual de una cesárea.

Los servicios que han llevado a cabo este protocolo remarcan la importancia que tiene la implicación de la pareja de la gestante en el proceso de gestación y en el propio parto. También, consideran que el contacto piel con piel inmediato entre los tres protagonistas es esencial para el buen desarrollo del vínculo filial. Hospital General de Castellón / COECS.