EL PERSONAL DE ENFERMERÍA DEL HOSPITAL PROVINCIAL DE CASTELLÓN RECIBE UN PREMIO POR LA CREACIÓN DE UNA CONSULTA DIRIGIDA A PACIENTES DE MEDICINA NUCLEAR

El personal del enfermería del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Provincial de Castellón ha sido premiado por crear una consulta dirigida a los pacientes que deben someterse a pruebas y tratamientos, una iniciativa pionera que pretende ofrecer una asistencia personalizada y disminuir los estados de ansiedad e inseguridad de los pacientes.

El premio ha sido otorgado por la Sociedad de Medicina Nuclear e Imagen Molecular de la Comunitat Valenciana y Murcia en unas jornadas que ha organizado el Hospital Provincial y que han contado con la asistencia de más de un centenar de especialistas para abordar, entre otros temas, la protección radiológica y radiofarmacia en medicina nuclear, así como la utilidad clínica del PET amiloide.

La exposición “Creación y abordaje de la consulta de enfermería en Medicina Nuclear” se ha alzado con el primer premio a la mejor comunicación oral por “la predisposición e implicación” del personal de enfermería del centro en mejorar la atención de los pacientes y trabajar de forma conjunta con el personal facultativo para garantizar que las pruebas se realizan en óptimas condiciones.

Las instalaciones de medicina nuclear puestas en marcha recientemente han permitido la creación de un espacio en el que poder atender a los pacientes unos días antes de que se realicen las exploraciones de Pet Tac y gammagrafías, así como a los que deben recibir terapia metabólica.

En esta consulta el personal de enfermería se ocupa de explicar en qué consiste la prueba, resuelve todas las dudas que puede presentar el paciente y se le explican las recomendaciones de protección radiológica que deben seguir.

El mismo día de la exploración, también se atiende al paciente para registrar los datos en su historia y recoger el consentimiento informado firmado.

“La idea de la consulta surge -según ha explicado el personal- porque se ha detectado falta de conocimiento de los procedimientos, ya que no es habitual realizarse pruebas de medicina nuclear. De esta forma, el paciente se siente más tranquilo, sin miedo ni ansiedad y se ha detectado que la buena preparación previa de los pacientes ha evitado que se tengan que repetir pruebas”. CPHC/COECS

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion