EL HOSPITAL REY DON JAIME CUENTA CON EL ELECTRORRETINOGRAMA, UNA PRUEBA BÁSICA PARA DIAGNOSTICAR PATOLOGÍAS DIFÍCILES EN LA RETINA

La exploración oftalmológica resulta en muchas ocasiones insuficiente para diagnosticar enfermedades raras de la retina, según señalan los Hospitales Vithas Nisa a través de un comunicado de prensa. En este tipo de patologías, el oftalmólogo encuentra un gran aliado en la electrofisiología. Una especialidad que estudia las vías ópticas y diagnostica enfermedades raras de la retina que afectan a la visión tanto de adultos como de niños principalmente mediante dos pruebas: los potenciales evocados y el electrorretinograma. Esta última, que ofrece el Hospital Vithas Nisa Rey Don Jaime de Castellón, es una prueba indispensable para la valoración de la retina, como indica la Sociedad Internacional de la Electrofisiología Clínica para la Visión.

Tal como explica la doctora Maribel Andrés, responsable de la unidad de neurofisiología del Hospital Vithas Nisa Rey Don Jaime de Castellón, “las enfermedades raras de la retina suelen dar auténticos quebraderos de cabeza a los médicos especialistas de la visión ya que son muy difíciles de diagnosticar, y por este motivo muchas veces la exploración oftalmológica resulta insuficiente. Con el eletrorretinograma tenemos una herramienta fiable y eficaz para diagnosticar enfermedades visuales”. Actualmente, el centro hospitalario es referente en este tipo de patologías en la provincia de Castellón y se perfila como el único centro privado que realiza este tipo de pruebas.

Para la doctora Susana Casaña, neurofisióloga de la unidad, “este tipo de pruebas abre a los oftalmólogos la posibilidad de remitir a sus pacientes a una valoración exhaustiva de la retina. Mediante estímulos con la campana Ganzfeld se pueden comprobar las alteraciones de la retina y cómo funcionan las diferentes conexiones neuronales entre las distintas células de la retina, separando células que se ven con la luz y las que se ven con la oscuridad (conos / bastones)”, y subraya que “son estudios de patologías muy difíciles y que necesitan un neurofisiólogo muy experto en visión. Estas pruebas son tan específicas que incluso pueden ratifican o cambiar el diagnóstico de un oftalmólogo”.

Tipos de pruebas

Los potenciales evocados de la visión evalúan la respuesta eléctrica del nervio óptico explorando la integridad de la vía visual, y el electrorretinograma consiste en la medición de la respuesta retiniana ante un estímulo estructurado, existiendo tres tipos de pruebas: el electrorretinograma convencional, quemide la retina global; el electrorretinograma Pattern, que mide la retina central (mácula), y el electrorretinograma Flash, adecuado para niños

La doctora Maria Isabel Andrés señala las especialidades y patologías para las que está indicada principalmente esta prueba:

  • Pediatría / Neuropediatría: en los casos de baja agudeza visual y aquellos niños que no sean colaboradores de cualquier otra prueba
  • Oftalmología: en las intervenciones de catarata pueden ser una prueba diagnóstica previa para valorar la integridad de la vía visual interior a la opacidad corneal.
  • Endocrinología: en los controles de tratamientos de diabéticos o pacientes con hipertiroidismo
  • Oncología: para los pacientes tratados con cisplatino
  • Psiquiatría: se puede realizar comprobaciones de incrementos de toxicidad en casos de tabaco, alcohol,

Por este motivo, la Dra. Andrés subraya “la importancia de trabajar a nivel multidisciplinar junto a otros profesionales, bien sean médicos, técnicos u optometristas”. “Nuestra unidad de neurofisiología clínica -añade-, está orientada fundamentalmente al estudio del funcionamiento del sistema nervioso central, periférico, autónomo, del sueño, sistema neuromuscular y, cómo no, también a la fisiología de la visión. El estudio electrofisiológico de la visión es también muy importante. Por eso intervenimos en este campo que pudiese parecer en un principio que sólo incumbe a la oftalmología».
La unidad de neurofisiología dirigida por la doctora Maribel Andrés incluye las unidades de electroencefalografía, potenciales evocados, electromiografía, unidad del sueño y monitorización intraoperatoria. Vithas Nisa