CATALUÑA CREA LA FIGURA DE “PROFESIONAL DE ENFERMERÍA DE ENLACE” ENFOCADA A LAS PERSONAS QUE HAN ESTADO EN PRISIÓN

El Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) ha creado la figura del “profesional de enfermería de enlace” en las prisiones para garantizar la continuidad de la atención al salir de prisión a cuatro grupos de reclusos que pueden tener necesidades sanitarias especiales y urgentes tras su estancia. Principalmente esta categoría se ha creado para tratar a  personas con enfermedades mentales graves, que se atenderán en centros de salud mental; tratamientos activos con metadona, que acudirán a centros de atención a drogodependencias; pacientes crónicos con medicación activa en equipos de atención primaria; y pacientes con VIH tratados con medicación hospitalaria de dispensación ambulatoria (MHDA), que acudirán a hospitales.

El enfermero de enlace se encargará de las visitas y asumirá otro tipo de actuaciones para que estas personas reciban la atención sanitaria que necesitan en un plazo de 15 días tras su salida de prisión, con lo que se quiere “garantizar la continuidad asistencial” de estos presos en los centros del Sistema Sanitario Integral de Utilización Pública de Catalunya (Siscat).Los centros sanitarios, por su parte, facilitarán los datos de contacto de su interlocutor al profesional de enfermería de enlace del centro penitenciario para garantizar la comunicación y la información necesaria para “velar y garantizar que se atienden las citadas necesidades de atención sanitaria”. Redacción Médica / COECS.